El pasado mes de febrero, Medellinstyle junto a Red Bull Music Academy realizó el conversatorio Freedom 2014 junto a la premiere en Colombia del film “What a difference does it make?” . El conversatorio se llevó a cabo en el auditorio de la Universidad de Medellín y contó con la participación de 3 de los Dj’s claves y fundamentales a la hora de hablar de los inicios de la música electrónica en Colombia, y un poco más enfocada en la ciudad de Medellín.

Montes junto a Diego Serrato y Morris nos hablaron por no menos de una hora sobre como fueron sus inicios y como era la escena de aquella época.

ANTES NO ERA FÁCIL

“Antes no era tan fácil ser DJ como ahora así respondía Carlos Montes frente a la pregunta de cómo fueron los inicios de su carrera. Todos asintieron con el. Y es que mezclar con cassettes y un solo ecualizador para todos los canales no es algo realmente fácil, además de ser algo completamente desconocido para las nuevas generaciones que cuentan con ecualizadores de 3 y 4 bandas por canal. Este era el set up con el que cada uno debía ingeniárselas para lograr el sueño de ser DJ en la decada de los 80’s en Colombia.

Los 80’s fue una época demarcada por el acelerado desarrollo de las nuevas tecnologías de sonido, aquí nos gustaría hacer un pare y  resaltar el papel importante de la tecnología en la música electrónica ahora y creemos que para siempre. La revolución de Serato y Native Instruments ha sido de amores y odios para la escena dj mundial, pero no debemos obviar de donde provenimos y de la mano con que vamos hacia el futuro.

Volviendo a los 80’s es entonces como gracias a este boom en tecnología, la música electrónica y más la cultura techno, house y disco, tuvo una gran acogida en los 90’s.

CHICAGO HOUSE / TECHNO

La música electrónica entraba al país directamente por Cartagena, suena paradójico frente al paradigma actual que sufren la mayoría de eventos realizados en la colorida Cartagena de Indias. Allí, frente el espesor del mar, fue donde comenzó la movida electrónica en nuestro país;  Chicago House, Techno y Acid House hacían parte del repertorio de discos que Carlos Montes pedía a un amigo suyo en Estados Unidos. “Fue entonces como pasé del Freestyle y toda esa movida europea al Chicago House y el Techno… inclusive un poco de Italodisco”

LA ESCOLLERA

En ese entonces, comprarse unas Technics 1200 costaba cerca de cuatrocientos mil pesos, un valor hoy en día asequible pero demasiado costoso para la época. “Me compré las Technics y practiqué mucho hasta que conseguí  trabajo en La Escollera, ese era el sueño de ese entonces”, decía Carlos Montes, el mismo al que le tocaba esperar ansiosamente a que terminara la tanda de música crossover para poder poner los discos de aquella “música americana” como le mal llamaban los dueños de discotecas, clubes y el público en general a la música electrónica.

La Escollera, Cartagena de Indias, Colombia 1992

José Villegas y Alberto Araujo fueron los fundadores de “La Escollera”, aquella discoteca emblemática de Cartagena de Indias. Todo Dj quería tocar allí, y fue en este lugar donde se conocieron dos de los protagonistas: Diego Serrato y Carlos Montes. Es entonces finalmente como se genera el vínculo y se da todo para que Montes viaje a Medellín a reunirse junto a otros Dj’s locales y poder compartir discos de vinilo.

MEDELLIN Y LAS NUEVAS GENERACIONES

Mauricio Rodriguez o Morris, como es conocido en la escena electrónica, tuvo su primer contacto con un vinilo a los dieciséis años a mano de Dj Wad, un emblemático Dj de la ciudad. “Insomnia” de Faithless,  fue un disco que marcó aquella época y parte de la generación de los 90’s. Luego Morris se convertiría en el Dj inspirador para las generaciones actuales de Dj’s de la ciudad de Medellín.

En los noventa muere Pablo Escobar, sin embargo con el no se acabó el narcotráfico. Los narcotraficantes comenzaron a traficar éxtasis y de la mano de este iba la música electrónica. Una oportunidad de negocio que no solo se promovió masivamente si no a través de fiestas clandestinas o los famosos “After Party”. De esta manera comienzan a moverse cerca de dos mil personas un fin de semana en una discoteca, una gran cantidad de seguidores de momento pues como apuntaba Diego Serrato “hicimos mucha gente en la electrónica pero no era nuestra cultura, ellos crecieron, se casaron, tuvieron hijos y por decirlo de alguna manera… nos traicionaron” .

Las primeras discotecas electrónicas en Medellín comenzaron a finales de los 90’s, para ese entonces ya había todo un menú de donde elegir para ir a bailar. Luis Berrio, empresario antioqueño, fue el precursor de las primeras discotecas de música electrónica en Medellín. Un hombre que promovió las fiestas gay en la ciudad y creo clubes como Viva, Fortaleza, Punto Cero y Plataforma.

Posteriormente y finalizando los noventa surge Vinilo  el primer club Techno de la ciudad, allí fue donde comenzó a traerse artistas internacionales. Luego y de la mano de la familia de Morris, nacería Seven Eleven la primera sala electrónica para menores de edad, lugar de donde salieron muchos bailarines y Dj’s de hoy en día. Para este momento apenas estaba iniciando el Internet comercialmente en Medellín y es aquí donde entra Jose Luis Posada quien sería el fundador de el reconocido portal y comunidad electrónica MedellinStyle.com.

Ya son cerca de 20 años de música electrónica en Colombia, y la historia no se detiene aquí. Faltan por nombrar los colectivos, sellos, productores y grandes festivales que gracias a esta movida han surgido en la ciudad. Los tiempos difíciles, el cierre repentino de la mayoría de clubes electrónicos de la ciudad y muchos más sucesos importantes. Hasta aquí esto es sólo un abrebocas de lo que fue el comienzo de la música electrónica en nuestro país.

Deja un comentario

Your email address will not be published.